Buscar en Universidad UVM
¿Alta tecnología en simulación o práctica con cadáveres?

¿Alta tecnología en simulación o práctica con cadáveres?

Suscríbete al newsletter de Pasión y talento

Recibe mensualmente los artículos de tu interés

¿Alta tecnología en simulación o práctica con cadáveres?

Salud e innovación

La pregunta es posible gracias a los avances en la investigación y la tecnología, que han abierto mejores y más efectivas posibilidades de aprendizaje. También hacen posible la ejecución de modelos de aprendizaje exitosos como el que hoy aplica la Escuela de Ciencias de la Salud UVM.

Desde su fundación, la Escuela de Ciencias de la Salud de UVM tomó la decisión de adoptar un modelo propio de enseñanza de ciencias de la salud en sus ocho carreras. Esa decisión bastó para dar otro paso importante: desarrollar e invertir en espacios de simulación, modelos anatómicos y tecnologías innovadoras.

Todo esto para cambiar el paradigma de enseñanza con cadáveres, evitar el sufrimiento animal en el caso de carreras como Medicina Veterinaria y Zootecnia, dar mayor seguridad al estudiante en su práctica profesional, y apoyar el aprendizaje y el desarrollo de habilidades profesionales en el alumno.

El doctor Carlos Aguilar Ortega, Director Nacional de Tecnología Educativa de UVM, subraya este enfoque: “Unas escuelas usan cadáveres, nosotros no. Cada quién utiliza la herramienta que prefiere para generar conocimiento. Por nuestra parte, consideramos que el uso de cadáveres es parte de una forma diferente de abordar la enseñanza”.

“Desde nuestra óptica, un simulador de brazo, por ejemplo, permite hacer la disección de una vena o una arteria y colocar un catéter a partir de representaciones fieles de la anatomía de una persona viva. En el caso de los cadáveres, en cambio, hay factores que afectan el estado de un cuerpo, como la causa de muerte o el método de conservación. Además, tienen un tiempo de vida útil limitado. La realidad es que un cadáver no presenta la anatomía normal de un cuerpo, debido a la deshidratación de tejidos, necrosis, etc. Y si no es una mala técnica, tampoco es la más didáctica”.

Además de estas circunstancias, la Escuela de Ciencias de la Salud UVM especifica tres razones por las que no utiliza cadáveres en su proceso de enseñanza-aprendizaje:

  • Éticas. “Porque de utilizar cadáveres requeriríamos de un comité bioético y el cuerpo tendría que haber sido donado para la ciencia”.
  • “Ya que existen legislaciones que consideran al cadáver y su traslado como tráfico de órganos”.
  • Riesgos de salud. “Porque las sustancias químicas empleadas para la conservación del cuerpo pueden generar problemas de salud. Pensemos, por ejemplo, en un alumno asmático que no podría tener una práctica con un cadáver salido del formol”.

En este contexto se inscribe la práctica del estudiante de ciencias de la salud de UVM en clínicas y hospitales simulados propios; así como el uso de modelos anatómicos, robots de alta tecnología y de diversas técnicas avanzadas de enseñanza que hoy conforman el marco de aprendizaje de la Escuela de Ciencias de la Salud UVM, sea en Medicina, Enfermería, Nutrición, Fisioterapia, Cirugía Dental, Medicina Veterinaria y Zootecnia, Químico Farmacéutico Biotecnólogo y Psicología.

“Nuestros estudiantes –ejemplifica Carlos Aguilar– encuentran en el Laboratorio de Estructura y Función humana o animal una herramienta fantástica que les permite ver casi todas las estructuras anatómicas del cuerpo. Para lograr este increíble acervo de conocimiento, interesa saber que fue un prisionero estadounidense sentenciado a muerte quien donó su cuerpo a la ciencia para hacer una reconstrucción en 3D. El conjunto detallado de fotografías transversales del cuerpo humano -The Human Body Project- integra un documento fundamental que hoy es administrado por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos y constituye un asombroso software de simulación médica que ponemos al alcance de nuestros estudiantes”.

En general, el modelo de enseñanza en UVM responde al concepto One Health Initiative, que integra todas las carreras de Ciencias de la Salud en torno a un laboratorio y un método de aprendizaje. Esta estrategia mundial -que cuenta con el respaldo de más de 900 destacados científicos, médicos y veterinarios- expande la colaboración y la comunicación interdisciplinaria en todos los aspectos de la atención médica para humanos, animales y el medio ambiente.

Haz clic aquí para ver los comentarios

Suscríbete para recibir las notificaciones de nuestros nuevos artículos

Sigue leyendo

Déjanos un comentario

comentarios