Buscar en Universidad UVM
De regreso al tiempo de la tribu: identidades juveniles

De regreso al tiempo de la tribu: identidades juveniles

Suscríbete al newsletter de Imagina tu mundo

Recibe mensualmente los artículos de tu interés

De regreso al tiempo de la tribu: identidades juveniles

Imagina tu mundo, Pasión y talento

La mayoría encontramos en la prepa o la universidad un grupo de amigos con los que compartimos el gusto por cierta música, vestimenta, personajes o actividades: son las tribus urbanas a las que pertenecemos.

¿Alguna vez has escuchado el dicho: ‘Dios los hace y ellos se juntan’? Regularmente se usa para hacer referencia a que las personas con la misma forma de pensar, actuar, vestir o por la música que escuchan se agrupan casi de manera automática. Y la prepa es un mosaico de estas identidades a las que nos referimos como tribus urbanas.

El concepto fue acuñado hace más de 30 años por el sociólogo francés Michel Maffesoli, en un tiempo en el que cobraba fuerza la sociedad de masas y el consumismo. Su teoría enfatizaba que el comportamiento tribal de los jóvenes alrededor de elementos culturales (o contraculturales) era una forma de oponerse al neoliberalismo y un medio para mantener su individualidad frente a lo ‘normal’ y ‘homogéneo’.

 “Las identidades juveniles refieren a la construcción de umbrales simbólicos de adscripción o pertenencia, donde se delimita quiénes pertenecen al grupo juvenil y quiénes quedan excluidos. Es esta condición la que define los procesos de aceptación y exclusión de los pachucos y las pachucas, los cholos y las cholas, los punks y las punks, los chavos y chavas banda, etcétera”, señala el investigador José Manuel Valenzuela en su ensayo Culturas juveniles. Identidades transitorias, publicado en la revista JOVENes (1997).

Identidades-Juveniles_2.png

Hay una variedad de estas tribus en México, y queremos compartirte algunas de las que seguro conoces y has visto en la calle o en tu escuela. Igual y hasta perteneces a más de una:

Frikis u otakus. Son los obsesionados con la cultura japonesa (animé, manga, j-pop, etc.), los comics, la fantasía, los videojuegos y los juegos de rol. Se visten como sus personajes preferidos.

Geeks. Aunque pueden compartir algunos elementos con los frikis, como los juegos de video, el componente tecnológico y científico es lo que los define.

Hipsters. Les gusta lo vintage, conocer bandas antes de que sean mainstream y en general todo lo que sea indie y underground o desconocido para la mayoría. Con su vestimenta buscan manifestar de forma irónica su disgusto por la homogenización. Los lentes de pasta, las barbas, los tatuajes, las corbatas de moño, los tirantes, los sombreros y los filtros de Instagram son sus elementos característicos.

Runners, Fitsters, Bikers, yoguis: su punto de unión son actividades físicas o deportivas y promueven un estilo de vida saludable. Compartir fotos de sus medallas, rutas y físico en redes sociales es su perdición.

Rockeros. Hay diferentes matices dentro de esta tribu, especialmente sobre qué tipo de rock es el que escuchan, que puede ir desde los Rolling Stones hasta grupos locales e independientes. Lo que tienen en común es que regularmente gustan de ir a conciertos y vestir con tenis y playeras de sus grupos predilectos. Y también forman sus propias bandas.

Punks. El corte mohicano, botas y la ropa con estoperoles y parches es su sello. Tienen una postura muy clara en contra de la sociedad del consumo y las instituciones (políticas, religiosas y sociales). Las creaciones autogestivas son centrales en su identidad, desde la música hasta publicaciones como fanzines.

Skaters o eskatos. Aunque normalmente se les relaciona con la patineta, también utilizan los patines. Regularmente usan ropa holgada para poder hacer sus hazañas y tenis. En México también se les relaciona con la música ska, que toma elementos tanto del reggae como del rock y del punk.

Darks. Se visten regularmente de negro y en muchas ocasiones portan gabardinas, botas, camisas con olanes, anillos, collares, dijes, etc. No solo escuchan una vertiente del rock muy depurada que mezcla ópera y música clásica, también son asiduos de la poesía y las artes plásticas.

Cholos. Su lenguaje y la forma de expresarse son su distintivo. Sus gustos musicales son variados, pero regularmente se les asocia con el rap y el hip hop. También usan ropa holgada y son frecuentes los jerseys de deportistas de basquetbol o beisbol.

Rockabillies. Retoman la moda de los años 50, así como del rock & roll de la época. Chamarras de cuero, mezclilla, tenis, vestidos moteados, copetes y peinados altos: todo lo que verías en un concierto a la Elvis Presley. A las mujeres también se les conoce como pin-up girls.  

Technos. La música electrónica y los festivales especializados en el género -o raves- crearon esta identidad asociada a la vida nocturna y la fiesta. Regularmente usan colores brillantes o neón tanto en la ropa como en sus accesorios.

Emos. Tuvieron su auge a finales de la década pasada. Chicos ‘emocionales’, depresivos y con gusto por el sufrimiento, recibieron muchos ataques por parte de otras identidades, especialmente de los darks y punks, con quienes incluso tuvieron un enfrentamiento en el Tianguis Cultural del Chopo.

¿Te identificas con alguna de estas tribus urbanas? ¡Compártelo en tus redes!

Haz clic aquí para ver los comentarios

Suscríbete para recibir las notificaciones de nuestros nuevos artículos

Sigue leyendo

Déjanos un comentario

comentarios