Buscar en Universidad UVM
No me quedé en la universidad, ¿ahora qué?

No me quedé en la universidad, ¿ahora qué?

No me quedé en la universidad, ¿ahora qué?

Educación

El sueño de obtener un título universitario es algo que casi todos los jóvenes comparten, pero que no todos tienen la oportunidad de conseguir. Lamentablemente, los lugares que existen en las universidades públicas del país son insuficientes para la gran demanda de estudiantes que año con año terminan la preparatoria. Enterarte que no alcanzaste lugar siempre es una mala noticia, pero no es el fin del mundo. Si estás en esa situación, te damos algunos consejos para superar el golpe.

1.    Tómate un tiempo para asimilarlo

Seguramente estudiaste durante muchos días y noches. Estabas completamente seguro de que alcanzarías el puntaje para la carrera que quieres, no lo dudaste ni un momento. Y al escuchar la noticia todo tu mundo se vino abajo. Pero lee con atención: que no hayas obtenido el puntaje necesario no significa que seas mediocre, mucho menos que hayas fracasado. Aquí no acaba el mundo, así que tómate un tiempo para sentirte mal, incluso llora; luego perdónate, si lo necesitas y repite el mismo proceso tantas veces sea necesario.

2.    Decídete

Este no es el final del camino, tan sólo es el principio de la partida. La pregunta que debes hacerte es: ¿en realidad esa carrera es la que quieres para ti? Si la respuesta es sí, entonces no des ni un paso atrás. Por el contrario, si respondes que no, es tiempo de buscar otra opción que sí te satisfaga. En cualquier caso, ya sea que decidas prepararte y estudiar nuevamente para presentar otro examen de admisión o buscar otras alternativas, este será un gran momento para reconstruirte y encontrar lo que quieres ser.

3.    Ocúpate

Ahora que tu única preocupación será estudiar para hacer otro examen, no lo tomes como ‘vacaciones’ sino más bien como un ‘sabático’ o ‘preuniversitario’. Si puedes permitirte viajar y quieres hacerlo, hazlo, pero no por mucho tiempo. Practica algún deporte, búscarte un pasatiempo que te relaje. Lee, escribe, toca un instrumento. Prepara un calendario y organiza muy bien tu tiempo para estudiar. ¿Cuántas horas al día? ¿Qué temas vas a abordar? ¿Qué libros o materiales vas a utilizar? No lo dejes para uno o dos meses antes del examen. Sólo será cuestión de reforzar lo aprendido.

4.    Busca otras opciones

Si de plano consideras que no puedes esperar y el miedo a volver a ser rechazado y perder ese tiempo es demasiado grande, siempre puedes encontrar otras opciones. Las universidades privadas también son muy buenas en muchos ámbitos y muchas de ellas ofrecen varios esquemas de financiamiento. Gracias a internet estás a sólo un click de contactar a todas las universidades disponibles y a una llamada de conocer si tienen becas, préstamos u otro tipo de apoyos. Quizá necesites hacer un examen de admisión o quizá no, eso ya dependerá de la universidad a la que quieras aplicar.

5.    Camina paso a paso

Sí, la presión por estudiar y luego tener un buen trabajo puede ser abrumadora, especialmente si viene de los padres, pero nunca olvides que cada ser humano es diferente y el no encajar en los estándares que la sociedad impone no es igual a fracasar. Ten muy en claro lo anterior y camina paso a paso por el sendero que quieres para tu vida, a tu tiempo y mientras te sientas seguro de lo que estás haciendo. Estamos seguros de que tus padres te apoyarán en cualquier decisión que tomes.

Si no te quedaste en la universidad, ya sabes qué hacer. ¡El mundo no se acaba! Sólo es una pequeña etapa para volver atrás y tomar vuelo para dar ese salto que te llevará al otro lado, al camino del éxito.

Haz clic aquí para ver los comentarios

Suscríbete para recibir las notificaciones de nuestros nuevos artículos

Sigue leyendo

Déjanos un comentario

comentarios